viernes, diciembre 08, 2006

La relación hombre-maquina y la ideología de una posthumanidad

Máquinas cada vez más inteligentes
Durante los primeros años la Inteligencia Artificial (IA) se fundamento en el desarrollo de programas que fueran capaces de realizar actividades propias de la mente humana, tales como demostrar teoremas, jugar a las damas, al ajedrez, darle soluciones a problemas poco estructurados basados en la heurística o en campos donde se requería de conocimientos, los sistemas expertos. Esta vía para lograr una inteligencia no humana, para muchos era demasiado lenta y no cumplía con las expectativas. Muchas esperaban haber creado una inteligencia no humana en los 80s. Se puede decir que a finales de los 80s y principio de los 90s muchos investigadores comenzaron a desesperarse y no fueron pocos los que abandonaron sus laboratorios por líneas de trabajo más prometedoras.

Sentimiento de fracaso que invadió tanto a la IA débil como a la IA fuerte. Para la débil cuyo objetivo era crear sistemas informáticos que realizasen actividades que requerían de inteligencia tales como los sistemas expertos, en los cuales se cifraron grandes esperanzas tanto investigativas como comerciales, se esperaba que el mercado estuviera abarrotado de sistemas expertos, incluso los metódicos japoneses, para no ser menos, se lanzaron en su famoso proyecto de 5ta. Generación que también quedo como otro intento más. Por su parte la fuerte cuyo propósito es reproducir en la maquina la extensa variedad, sutileza y profundidad de la inteligencia humana, no logro cumplir con sus metas de en menos de 20 años haber reproducido la mente humana y estaban atascados en modelos muy elementales de la inteligencia, como el mundo de bloques y en sistemas cerrados que eran incapaces de mostrar iniciativa o fallaban estrepitosamente ante cualquier problema que requiriera de sentido común.

Entonces... ¿Que esta sucediendo ahora? Porque la IA y sobre todo las maquinas inteligentes están ocupando las mentes de muchos científicos y filósofos. ¿Cuál es el nuevo enfoque?

Si partimos del hecho que las máquinas son cada vez más veloces, piensen en las primeras computadoras que no alcanzaban los 10 Mega hertzios (Mhz) a las actuales que ya sobrepasan los 3 Giga hertzios y no se vislumbra ningún límite para que esta velocidad no siga aumentando. Con la obtención de máquinas superveloces, estas podrán efectuar un billón de operaciones por segundos, con lo cual según Moravec estarán en condiciones de alcanzar el nivel de la inteligencia humana. Aun más, teniendo en cuenta que el cerebro humano trabaja a una frecuencia de 100 hertzios o ciclos por segundo y que no se vislumbra una cota que limite la velocidad de procesamiento de la computadora basada en un hardware cada vez más sofisticado, con mayor capacidad de memoria, varios procesadores centrales (la materia gris de la máquina), mayor velocidad de acceso a los periféricos; parece posible, incluso, que la máquina pueda superar al hombre.

Para Ray Kurzweil las computadoras han duplicado tanto su velocidad como su complejidad (lo que en realidad significa la cuadruplicación de su capacidad) cada veinticuatro meses desde el comienzo de los artilugios de cálculo, en los inicios de este siglo. Esta tendencia continuará y, alrededor del 2020, los ordenadores alcanzarán la capacidad de memoria y la velocidad de cálculo del cerebro humano.
También se asume que con respecto al software la maquina también ha mejorado mucho en la IA débil ya las maquinas pueden diagnosticar células sanguíneas, guiar misiles de crucero y por fin, pueden vencer a cualquier jugador de ajedrez. Con respecto al hardware se están investigando tecnologías de circuito que serán un millón de veces más potente que el cerebro humano, aunque para muchos el proyecto más interesante es el de la ingeniería inversa del cerebro humano: escanear el cerebro desde su interior gracias a billones de minúsculos escáner de alta resolución o nanobots que pasarán a través de los capilares.

Los defensores de las máquinas inteligentes van mucho mas lejos y sugieren que las propias máquinas construirán computadoras cada vez más inteligentes, ellos parten de la base de un hardware cada vez más potente, aceptan que mientras más capacidad de procesamiento tenga, será más "inteligente", y quién niega que una máquina inteligente no sea capaz de aumentar las capacidades de las próximas generaciones construyendo máquinas cada vez mejores y así infinitamente, sin que el hombre participe en este proceso. ¿No sería esto el fin de la humanidad?

Muchos de estos autores ven a las maquinas como inteligencias fragmentadas, que pueden estar conectadas a una red como sistema cooperativo, y que esta conexión las lleve a una forma de organización altamente eficiente, que le permita un "despertar" como una gran inteligencia.

Conclusión que extraen de la comparación de la evolución de las máquinas con la de los animales: ya que los humanos fueron el producto de una larga evolución desde los organismos unicelulares pasando por los mamíferos hasta llegar al homo sapiens. ¿A partir de que momento surgió la inteligencia? ¿Por qué no aceptar que las máquinas también son organismos en evolución que puedan llegar a "pensar"? Si aceptamos a la conciencia como la forma de la Materia altamente organizada, ¿quién puede negar que las máquinas sean una nueva forma de la Materia altamente organizada y que en su proceso evolutivo alcancen niveles de inteligencia incluso superiores a los del hombre?
Mientras los filósofos y sociólogos parecen haber llegado a un callejón sin salida y hablan del fin del romanticismo social y de la muerte de las verdades absolutas. Los nuevos cibernéticos proponen una nueva "ideología" que vendrá a salvar al mundo: la ideología de las máquinas como herederas del hombre o de la convergencia entre humanos y computadoras, donde se plante la fusión entre el árbol evolutivo de los seres vivos y el de las máquinas.

Muchos hasta hoy han creído que la evolución de los seres humanos continuará siendo un largo proceso evolutivo, que a través de mutaciones nos llevará a ser individuos mejores o peores . Para otros, este proceso está detenido y los humanos continuaremos siendo los mismos por los siglos de los siglos. Lo interesante es que la discusión no termina ahí, nuevas ideas están surgiendo alrededor del futuro de la humanidad, una de estas teorías es la sustitución del hombre por alguna entidad superinteligente medio máquina, medio humana, capaz de continuar con el ritmo acelerado de desarrollo industrial, para el cual esa "cosa" llamada humano ha quedado obsoleta. Estas ideas no resultarían tan interesantes de no ser por el hecho de que sus defensores afirman que estamos en la antesala de una nueva era posthumana y que la misma ocurrirá antes del 2030.

Cibernéticos Punk
Los ideólogos, de las máquinas como herederas del planeta, vaticinan el surgimiento de una posthumanidad producto de la asimilación de la cultura humana por las máquinas y quizás alguna forma de convergencia, no muy clara, con los humanos. La posthumanidad seria la exacerbación de la postmodernidad, la máxima expresión de las sociedades postindustriales. Estos ideólogos de alguna forma están relacionados con el pensamiento punk, el cual se plantea como un rompimiento con la idílica visión de que el mundo se podía salvar y que a la estupidez destructiva del hombre bastaba oponerle el amor. El punk es la respuesta violenta a un mundo absurdo y sin futuro.

Por eso no es de extrañar que muchos de los defensores de estas ideas sean escritores que están dentro de la corriente ciberpunk que no es más que la unión de los avances de la electrónica y la computación con el viejo movimiento punk de rockeros y drogadictos. Dentro del movimiento ciberpunk han surgido muy buenos escritores de ciencia ficción tales como Gibson y Bruce Sterling, quienes están mas preocupados por las relaciones humanas en las sociedades postmodernas que en la ideología cibernética, lo cual no sucede con otros escritores y científicos que si son genuinos representantes de esta corriente de pensamiento tales como Marvin Minky, Hans Moravec, Vernor Vingen y Rudy Rucker.

Hubo un tiempo que los investigadores de la IA se dividían en los de la costa Oeste "los pulcros" liderados por John McCarthy y Nils J. Nilsson y los de la costa Este "los zarrapastrosos" liderados por Marvin Minsky y Robert Schank.

La discusión era entorno a sí la IA debía fundamentarse en la lógica o en la semántica. Para "los pulcros" sólo la lógica podía proporcionar una vía segura a la IA de llegar a resultados. Para "los zarrapastrosos" era la semántica la que realmente podía comprender los procesos de la mente y no la lógica que era sólo pura sintaxis sin contenido.

Hoy esas discusiones han pasado a un segundo plano y tal vez el asunto más importante sea, quienes aun siguen creyendo en una IA fuerte. Pero ese ya no es el problema de estos tiempos, tiempos de crisis para todos por igual: investigadores de la IA, psicólogos, sociólogos, biólogos, físicos... Pienso que el problema fundamental es un problema ético, que reside en la metáfora de la computadora y en la ideología que emana de ella. Porque, es una verdad muy conocida y demasiado ignorada, que las obras nacen primero en las mentes, y teniendo en cuenta que esta es una lucha de ideas. Es necesario saber si, ya hoy, estamos aceptando convertirnos en máquina.

Bajo ese criterio yo dividiría a los investigadores de las ciencias de la computación (no importa que sean filósofos o sociólogos o escritores) en cibernéticos punk y cibernéticos zen.

Comenzaremos por uno de los representantes más influyentes dentro de esta ideología, el norteamericano Vernor Vingen, matemático y escritor de ciencia ficción, quien vaticina que la creación de entidades con inteligencia mayor que la humana será una realidad en un futuro cercano, antes del 2030, y se podrá alcanzar de diferentes modos:
1. Pueden desarrollarse computadoras "conscientes" con una inteligencia equivalente a la humana o superior.
2. Las grandes redes de computadoras con sus usuarios asociados, pueden despertar como entidades superinteligentes.
3. Las interconexiones entre humanos y computadoras pueden llegar a tal nivel de profundidad que los que la usen actúen como superinteligencias.
4. La ciencia biológica puede lograr métodos que mejore el intelecto humano natural.
Para Vingen las tres primeras dependen de mejoras en el soporte físico (hardware) de las computadoras, el cual ha seguido una curva de crecimiento increíble en las últimas décadas.

Por lo que Vingen le da más importancia al hardware de la computadora que a sus programas y se concentra en la creación de máquinas inteligentes independientes de sí emulan la mente humana (IA débil). Es mas, lo dice rotundamente, cuando afirma que existen otros caminos diferentes a la IA para llegar a la súper humanidad y a esta otra aproximación él le llama amplificación de la inteligencia, la cual se esta sucediendo de una forma natural, cada vez que se mejora nuestra capacidad para acceder a la información y para comunicarnos. Esto nos lleva a la conclusión de una inteligencia "emergente" que podrá surgir de un momento a otro. Por lo que se desprende que para Vingen la inteligencia en las computadoras va a surgir de forma espontánea y que estará basada principalmente en la velocidad de las computadoras, idea ya antes formulada por Moravec.

Las máquinas inteligentes (concebidas dentro de la IA débil) permiten una serie de conclusiones que serían imposibles dentro de las concepciones de la IA fuerte. Una de las ideas más importante es la emergencia, las maquinas pueden seguir su propio esquema evolutivo de entidades cada vez más inteligentes hasta llegar a superar la inteligencia humana, sin necesidad de copiar a la mente humana. Si tratáramos de copiar a la mente humana como propone la IA fuerte, esta estaría limitada por la propia inteligencia del hombre, jamás podría ser más inteligente que el "original" en todo caso igualarlo.

La idea de la singularidad como se sustenta sobre la base del hard, asume que las máquinas superaran al hombre por su rapidez a la hora de pensar, pero no se tiene en cuenta la flexibilidad del cerebro. La idea es muy sencilla, siempre todas las expectativas se han basado en alguna interpretación parcial de algún logro y ahora esta en la palestra la el hecho de que las máquinas de jugar ajedrez superan al hombre, y esto no es porque la máquina pueda ser más "creativa", no, esto se basa en la velocidad de la computadora (hard) para analizar las posibles variantes y de encontrar la mejor respuesta (claro que esto es heurística pura) y hace rato que la inteligencia artificial desechó la heurística como único método de lograr máquinas inteligentes (Vinge le llama superinteligencia débil a la que se basa únicamente en la rapidez de pensamiento).

Por otra parte, Vingen, considera que el poder y la influencia de Internet están siendo muy poco considerada: "La total anarquía de la red mundial es una evidencia de su potencial. A medida que crecen la conectividad, el ancho de banda, el tamaño de la capacidad de archivo y la velocidad de proceso (su habilidad para comunicarse en anchos de banda variables, incluyendo algunos mucho más elevados que la voz o los mensajes escritos). ¿Qué pasará cuando partes de un ego pueden ser copiadas y unidas a otras, cuando la autoconciencia puede aumentar o disminuir para aproximarse a la naturaleza del problema bajo consideración? Es algo parecido a una biosfera recapitulada como un procesador de datos, pero un millón de veces más rápida y con millones de humanos como agentes inteligentes (Nosotros mismos)".

Vingen también propone una inteligencia superhumana fuerte, la cual podría parecerse a una Sociedad de la Mente (idea de Minsky) con varios componentes muy calificados, donde algunos de esos "equivalentes humanos" podrían ser usados nada más que para procesamiento digital de señales. Y agrega: "para aquellos que no hayan cambiado (los que decidan seguir siendo humanos) el logro será un trato benigno, quizás dándoles la apariencia de ser los dueños de unos semidioses esclavos (las máquinas superinteligentes)".

Hans Moravec, quien ha consagrado toda su vida a la robótica, es sin dudas el más entusiasta de todos. Su amor por los robots va más allá de un simple proyecto de investigación. Más bien parece un predicador o un Mesías de una nueva era: la de los robots.

Luego de la primera crisis de la IA, la de los 60, producto de la expectativa que se creo en torno a la posibilidad que ofrecía la máquina en la solución de problemas complejos, tales como la demostración de teoremas matemáticos, el juego de ajedrez, etc. Llevó a los investigadores a la conclusión, de que, si se podían desarrollar programas para que las máquinas resolvieran problemas considerados difíciles, entonces, con los menos complejos no tendrían la menor dificultad y ahí vino el fracaso. La máquina, no fue capaz de resolver problemas sencillos por carecer de sentido común y resultó que programar el sentido común es una tarea casi imposible. De ahí que Moravec abandonase la tesis de los programas que simulen la conducta humana por la de las máquinas más veloces que a través de algoritmos (fuerza bruta) supla su falta de sentido común y de flexibilidad. Y afirmara, que a medida que las computadoras sean más rápidas adquirirán también las capacidades de pensamiento del ser humano.

Según Moravec la inteligencia artificial será posible cuando se hayan construido computadoras más veloces, quien también cree que las máquinas deberán tener autonomía de desplazamiento idea que actualmente sostiene Brooks con su proyecto de un robot bebe, que está programado para aprender por si mismo, al que llamó Cog .
Moravec cree que nosotros evolucionamos con un tranquilo intervalo de cien millones de años entre cada cambio significativo. Y afirma con entusiasmo: "Las máquinas están dando pasos semejantes, pero lo cubren en pocas décadas. La velocidad se acelerará a medida que ejércitos de máquinas baratas se pongan a trabajar como programadores e ingenieros, con la tarea de mejorar el hardware que hace de ellas lo que son. Las sucesivas generaciones de maquinas producidas de este modo serán cada vez más inteligentes y baratas. No hay motivo para suponer que la equivalencia humana fije algún tipo de limite superior".

Otro de los Cibernéticos punk, Rudy Rucker matemático, cantante de rock, escritor de ciencia ficción y tal vez el mas genuinamente ciberpunk de todos. A diferencia de los anteriores se mantiene fiel a la idea de una Inteligencia Artificial fuerte y del dualismo mente cuerpo a través de las mentes cibernéticas: programas que representan a un individuo.

Rudy Rucker cree que en el futuro será posible desmembrar por completo la mente del cuerpo a través de las computadoras y cree que las máquinas podrán permitir la inmortalidad del intelecto de los humanos. Está convencido que si fuera posible aislar la mente del cuerpo, podemos, entonces, aceptar tranquilamente la reproducción magnética de la mente, los programas que la conforman, y su posible reutilización. Esto es aceptando el criterio de que el pensamiento es una forma de procesamiento de la información y que en la computadora no sólo se pueden incluir "conocimientos" sino también los sentimientos humanos. Rucker sueña con un mundo en el que los humanos dejen grabadas sus memorias, ideas y sentimientos en una computadora y que cuando lo deseen puedan reactivar esa "mente programa" en un ciborg. Es evidente que si confiamos en algún tipo de soporte, sea el cerebro, un microprocesador o un compuesto bioelectrónico, siempre estaremos a expensas de su envejecimiento o rotura. En cambio si la mente se puede extraer de un medio y cambiar de soporte, por supuesto un soporte cada vez más perfeccionado. Para entonces, estaremos, sin dudas, en presencia de la inmortalidad.

No deja de ser sorprendente la defensa de Marvin Minsky de muchas de estas ideas. Minsky quien fuera uno de los fundadores de la IA por supuesto de la fuerte junto a John McCarthy y líder de los "zarrapastrosos" junto a Schank, desde donde defendía la idea de una IA lo mas cerca posible al pensamiento humano y se oponía al formulismo frío de la lógica, resulte ser ahora uno de los paladines de la sustitución del hombre por las máquinas, tal vez esto le venga de su vena de escritor de ciencia ficción.

Minsky quien no puede ocultar su decepción con la inteligencia artificial dice: "La IA está en un estado risible, debido a que podemos hacer que las máquinas hagan el tipo de cosas que hace un "experto", pero aún no podemos lograr que hagan la mayor parte de las cosas que puede hacer un niño de 4 años. Decepción que también parece incluir a los seres humanos ...Seguimos ignorando como resolver los conflictos entre las ambiciones individuales y los intereses colectivos. Somos tan ineptos para tomar decisiones importantes que siempre que podemos dejamos al azar aquello de lo que no estamos seguros".
Aunque reconoce que la IA se atasco, anuncia que esta solo se ha detenido por un momento. Y dice: Hacia 1980 el progreso se detuvo en cierta forma y la gente se dispersó en otras direcciones para tratar de encontrar alguna vía de volver. También considera que la expresión 'inteligencia artificial' está un poco pasada de moda y ya no es una palabra útil para los negocios y sugiere que no debemos decir que es inteligencia artificial, hasta que no tenga sentido común.

Y vuelve al ataque cuando dice: Mi teoría favorita es que la comunidad de la IA excepto unos pocos investigadores como Roger Schank tiene unos malos casos de "Envidia del Físico". Quiero decir que les da vergüenza poner más de una teoría en cada uno de sus proyectos a causa de que tienen el irrealizable ideal de hallar una explicación simple para todas las cosas. Por lo tanto nunca llegan a nada.

Precisamente la Cibernética que fuera duramente criticada por Minsky, se basaba en la idea, no sólo de asimilar más de una teoría, sino, también, en la relación interdisciplinaria entre diferentes campos. Es cierto que la IA se mantiene dentro de los preceptos de las ciencias físico matemáticas, pero que otra cosa puede hacer, ¿retornar a las ideas cibernéticas? Y perder con ello su carácter de ciencia exacta. Lo que Minsky propone y de hecho está haciendo, a su manera, es un retorno a las ideas generales de la Cibernética.

Para Minsky hoy en día, la IA es la parte más avanzada de la psicología, y es de la convicción, que cuando sepamos cómo hacer que una máquina aprenda, probablemente aprendamos algo sobre cómo aprende la gente, y agrega, antes la psicología estaba trabada, porque los psicólogos no tenían idea de cómo podía funcionar una máquina que aprendiera. Ahora, con la inteligencia artificial, tenemos unas diez teorías sobre cómo hacer que las cosas aprendan. Estoy seguro de que los humanos usan cuatro o cinco de esas formas. También cifra sus esperanzas en la nanotecnologia y considera que va a ser la industria más importante del siglo próximo, aunque piensa que probablemente tarde un tiempo en hacerse práctica. Y afirma que dentro de cien años la nanotecnología puede ser la base de la mayoría de las fábricas.

Minsky cree seriamente que hay que "perfeccionar" a los infelices mortales y propone los siguientes pasos:
1. Las prótesis de miembros: "Sustituir las partes gastadas de nuestro organismo por elementos de repuesto de nuevo tipo".
2. La conexión directa dentro del cerebro: "Invención de métodos que potencien nuestro cerebro permitiendo adquirir mayor sabiduría".
3. La conexión completa: "Mediante nanotecnología, sustitución completa".

Y agrega: "inútil es decir que con ello estaremos convirtiéndonos en maquinas. ¿Significa eso que seremos reemplazados por maquinas? No tiene sentido esa distinción, creo como Moravec quien propone que consideremos a las maquinas inteligentes del futuro como a nuestros propios hijos mentales".

No se como dentro de la ideología de Moravec encaja la posibilidad de lograr hijos mentales, al menos no en el sentido que le daría Rucker de un traspaso de mente. Tampoco creo que encaje dentro de la ideología de Minsky el surgimiento de una inteligencia "emergente" que si es aceptable para Moravec y Vingen, quienes nunca han estado comprometidos con una IA fuerte.

Minsky ya en su vejez, parece darle más importancia a la inmortalidad que al propio sentido ético de lo que propone, de ahí que diga: "Hasta ahora hemos tendido a vernos como producto final de la evolución, pero la evolución no ha cesado. La verdad es que ahora estamos evolucionando más rápidamente aunque por el lento procedimiento darwinista. Ya es hora de que empecemos a pensar en nuestras nuevas identidades, que están aflorando. Podemos comenzar a diseñar sistemas fundados en un tipo ingenioso de selección innatural, capaces de sacar partido de características adquiridas. Ha hecho falta un siglo de educación evolucionista para proscribir tales ideas que los biólogos califican de teleológica y lamarckianas , pero puede que ahora tengamos que cambiar las reglas".Y agrega: "Estamos en una era primitiva, en la cual las máquinas no tienen perspectiva del futuro, ni "valores familiares básicos". Y sí, tengo que insistir que esta ciencia llevará a la extensión de nuestro lastimoso tiempo de vida".

Con respecto al sentido ético de sus ideas, afirma que es tan malo que si insiste en él va a ser peor. Y propone, no sin razón, que la ética debe venir de gente que sepa de eso. Y agrega: No creo que sea bueno pedirle a los científicos que entiendan las consecuencias de su trabajo, porque no pueden. Y los justifica diciendo: Pasan todo su tiempo pensando en su trabajo, así que no piensan en la ética o en las consecuencias.

El futuro según Ray Kurzweil
Tratamiento aparte merece Ray Kurzweil, quien con su libro: “La era de las maquinas espirituales” ha conmocionado al mundo científico con sus profecías. Y que ha diferencias de los otros que eran científicos teóricos o experimentales (quiero decir que no desarrollan aplicaciones practicas o comerciales) y en muchos casos escritores de ciencia ficción. Kurzweil es un científico eminentemente practico y ha sido el creador de algunos ingenios como el Reconocimiento Óptico de Caracteres (OCR; el actual programa "TextBridge" de Xerox está basado en su patente), dispositivos para interfaces informáticas dirigidas a ciegos y sordos, así como programas de composición musical como el Kurzweil250. Además de haber recibido ocho doctorados honoris causa, el puesto de asesor de dos presidentes y el galardón al Mejor Inventor del Año (Best Inventor Award, 1988),

El reduccionismo siempre estará en la mente de todo científico y Ay toma la idea de la ingeniería inversa y la aplica a los procesos de la mente. Y dice: Un ordenador es más rápido que el cerebro humano en algunas cosas, pero lo difícil es que tenga la riqueza, sutileza y profundidad de nuestro pensamiento. Para lograrlo será clave el software de la inteligencia, basado en la ingeniería inversa, que copia el funcionamiento del cerebro humano. Nuestros circuitos cerebrales son tridimensionales y se basan en unas complejísimas conexiones. Escaneando el cerebro podremos crear una réplica, y usando circuitos artificiales tridimensionales de nanotubos (tubos microscópicos) podremos imitar su funcionamiento y crear una inteligencia artificial avanzada. El profesor norteamericano Andreas Nowatzyk ya trabaja en un proyecto para copiar el cerebro de un ratón. Es un primer paso para lo que vendrá luego.

También es el que más resalta las posibilidades de la tecnología y repite junto a Vingen que el no ve limites al desarrollo tecnológico. La tecnología supone una ruptura con la lenta evolución biológica y la entrada en un proceso más rápido. Muchos científicos tienen una perspectiva lineal y ven el futuro como un calco retocado del pasado. Eso es un error. Estamos en una fase de crecimiento exponencial en la que confluyen la informática, la biotecnología, la física cuántica, la nanotecnología... Este siglo será equivalente a 20.000 años de desarrollo lineal.

Kurzweil considera que no se debe catalogar el desarrollo de las computadoras con el estado actual de la PC y afirma: La tecnología informática la situación dista mucho de ser estática. Hoy están haciendo su aparición ordenadores con una capacidad que hace veinte o treinta años se consideraba imposible y no se puede olvidar que en 1997, un ordenador superó a Kasparov, al menos en ajedrez. Se hicieron entonces muchos comentarios sobre que existían comportamientos humanos mucho más difíciles de imitar que el luego del ajedrez. Es verdad. En muchos campos -por ejemplo, el de escribir un libro sobre ordenadores-, la capacidad de los ordenadores es aún ínfima. Pero como los ordenadores continúen adquiriendo capacidad a una velocidad de tasa exponencial, nos ocurrirá en esos otros campos lo mismo que a Kasparov con el ajedrez.

Al igual que Minsky esta inconforme con su cerebro y considera que las neuronas, aunque son creaciones maravillosas, ellos no las habrían construido tal como son, pues gran parte de su complejidad se dedica a mantener sus propios procesos vitales, no su capacidad para manejar información. Y coincide, con los otros cibernéticos punk, en que las neuronas son extremadamente lentas; los circuitos electrónicos son por lo menos un millón de veces más rápidos.

También se muestra inconforme con su cuerpo a lo que dice: La inteligencia es la capacidad de resolver problemas con la ayuda de recursos limitados, incluido el tiempo. Los problemas que debemos resolver suelen estar relacionados con nuestro cuerpo: protegerlo, alimentarlo, vestirlo, satisfacer sus necesidades y deseos. Dedicamos gran parte de nuestro pensamiento a nuestro cuerpo: una inteligencia humana carente de cuerpo se deprimiría enseguida.

A lo que agrega: Gracias a la nanotecnología, podremos colocar minúsculos robots en el cerebro para mejorar su capacidad. Construiremos entidades no biológicas con copias del cerebro humano y tendremos personas con miles de robots microscópicos en el cerebro, lo que aumentará su habilidad para pensar y para vivir en una realidad virtual. Y aspira en que el 2030 se puedan enviar al cerebro humano billones de nanobots que permitirán comunicar sin cables con decenas de millones de puntos distintos del cerebro. De este modo podremos combinar nuestra inteligencia biológica con la no biológica. Acabaremos viendo entes totalmente no biológicos, con copias de cerebros humanos derivadas de la ingeniería inversa y seres humanos biológicos cuya inteligencia habrá sido mejorada gracias a los billones de nanobots que tendrán en el cerebro y que también podrán existir en la realidad virtual. Llegados a ese punto, ya no podremos distinguir entre humanos y máquinas.

Kurzweil que es el mas tecnólogo de todos, pone gran énfasis en la nanotecnologia y a diferencia de Minsky que no la cree viable hasta dentro de 100 años, él considera en llegara en el 2020. Considera que la aplicación clave de la nanotecnología, dentro de 20 años, serán los nanorobots o nanobots. Dentro de nuestros cuerpos y cerebros, los nanobots nos permitirán alargar la vida destruyendo las células patógenas y de cáncer, reparando los errores del ADN, destruyendo toxinas y desechos, y revirtiendo el proceso de envejecimiento. Los nanobots son robots basados en la informática lo suficientemente pequeños para viajar por nuestro sistema circulatorio.
También aspira a que la nanotecnologia nos lleve mas allá de los limites de la biología para mejorar nuestras capacidades físicas y mentales por factores de muchos miles e incluso millones y que finalmente reemplazaremos nuestros frágiles cuerpos “versión 1.0” por una versión 2.0 tremendamente mejorada.

Entre sus numerosas importantes predicciones se encuentran escáner el cerebro para luego instalarlo en otro medio no biológico, así como lograr la inmersión total virtual. Y cree que los entornos de realidad virtual integrarán todos los sentidos y a la vez serán capaces de mejorar la inteligencia; se podrá pensar más rápido, tener pensamientos más complejos y telecargar el conocimiento, y sueña con que estos entornos de realidad virtual entre el 2030 y el 2040 compitan con los entornos reales y, según él, los entes no biológicos podrán tener cuerpos parecidos a los humanos y además, gracias a la nanotecnologia, también podrán tenerlos en la realidad

Y considera al igual que los transhumanistas (de los cuales hablaremos después). Que la humanidad no es el fin de la evolución sino el principio. A lo que dice:
“Se ha visto la evolución como un drama de mil millones de años que condujo inexorablemente a su creación más grandiosa: la inteligencia humana. El surgimiento, a principios del siglo XXI, de una nueva forma de inteligencia en la Tierra que compita con la inteligencia humana y finalmente la supere significativamente, será un acontecimiento más importante que cualquiera de los que han dado forma a la historia humana. No será menos importante que la creación de la inteligencia que la creó, y tendrá profundas implicaciones en todos los aspectos del que hacer humano, incluso en la naturaleza del trabajo, el aprendizaje humano, el gobierno, la guerra, las artes y el concepto de nosotros mismos... Lo que estamos discutiendo constituye en mi opinión la próxima etapa de la evolución a través de la fusión entre la humanidad y la tecnología”.

Kurzweil basa sus ideas sobre el futuro en las siguiente tres leyes:
Ley del Tiempo y el Caos: en un proceso, el intervalo de tiempo entre fenómenos se expande o contrae proporcionalmente a la cantidad de caos existente. Esto quiere decir que los eventos relevantes crecen a medida que aumenta el orden, o en al contrario, disminuyen a medida que aumenta el caos.
Ley del Incremento de Caos: mientras que el caos aumenta exponencialmente, el Tiempo se ralentiza exponencialmente. Esto es, el intervalo temporal entre fenómenos es cada vez más amplio...
Ley de los Retornos Acelerados: a medida que el orden se incrementa exponencialmente, el tiempo se acelera exponencialmente. Es decir, el intervalo entre fenómenos se acorta a medida que el tiempo transcurre. La ley de Moore que dice que la capacidad de procesamiento de las computadoras alcanza el doble de su capacidad cada dos años sería un ejemplo más de esta tendencia.
De estas 3 leyes Kurzweil saca las siguientes conclusiones: Un proceso de evolución (la vida, o la inteligencia, supongamos) no es un sistema cerrado. Luego en un proceso evolutivo no se cumple la segunda Ley de la Termodinámica, y por tanto es capaz de crear su propio orden creciente. En un proceso evolutivo, el orden se incrementa exponencialmente. Por tanto: según la Ley del Tiempo y el Caos, el tiempo se acelera exponencialmente. Por tanto: los retornos, (productos valiosos del proceso), se aceleran. Conclusión final: la evolución cósmica (Universo: sistema cerrado) se ralentiza. La evolución tecnológica (sistema abierto): se acelera. Por lo que la evolución está sometida a velocidades exponenciales, a una aceleración progresiva que nos traerá en un futuro próximo las denominadas máquinas conscientes.

La posthumanidad y la ideología transhumanista
El transhumanismo es una corriente de pensamiento orientada para hacia el futuro que no acepta las tradicionales limitaciones humanas como la muerte, las enfermedades y otras deficiencias de la biología. Además tiene como premisa que la especie humana no representa el final de nuestra evolución, sino el principio. Formalmente lo definimos de la siguiente manera:
• El estudio de las ramificaciones, de las promesas y los peligros potenciales del uso de la ciencia, tecnología, creatividad y otros medios que superen las limitaciones fundamentales del hombre."
• "El movimiento intelectual y cultural que afirma la posibilidad y el deseo de alterar fundamentalmente la condición humana, especialmente por medio del uso de la tecnología, para eliminar el envejecimiento y aumentar efectivamente las capacidades intelectuales, físicas y psicológicas de la raza humana."

¿Qué es un transhumano?
Transhumano, es el término para referirse a un "humano transicional", un paso potencial hacia la evolución del post-humano. Llamando transhumanos a la "manifestación más temprana de nuevos seres evolutivos", Los primeros signos del transhumanismo incluyen el refuerzo corporal con implantes, la andrógina, la reproducción asexual, y la identidad repartida. Actualmente muchos humanos empiezan a considerarse a sí mismos como transhumanistas, el concepto de transhumano ha tomado connotaciones de auto identificación y pro-acción, tal y como muestra esta definición extraída del Apartado de Terminología Transhumanista*:
TRANSHUMANO: Alguien que se prepara de forma activa para convertirse en post-humano. Alguien lo bastante informado como para ver las radicales posibilidades y proyectos que se le ponen delante, y que toma cada opción actual para su propio crecimiento.

Muchos transhumanistas ya se consideran transhumanos, pues nuestro uso de los útiles ha aumentado en gran medida las capacidades del cuerpo y la mente humanas. La tendencia es la del progreso constante en el desarrollo y uso de las comunicaciones globales, la modificación corporal, y el uso de técnicas para ampliar la esperanza de vida. Cualquier humano que saca provecho de esta tendencia puede alcanzar el nivel de transhumano durante su vida."

¿Qué es un posthumano?
"Un post-humano es un descendiente humano que ha sido aumentado hasta tal punto como para haber dejado de ser humano. Muchos transhumanistas quieren convertirse en post-humanos”.

Y lo idealizan hasta el punto de afirmar que como post-humano, las capacidades mentales y físicas superarían de lejos a las de cualquier humano no aumentado. Siendo más listo que cualquier genio humano y capaz de recordar cosas con mayor facilidad. El cuerpo no se vería afectado por enfermedades y no se deterioraría con la edad, dotándote de una juventud y vigor indefinidos. Pudiendo tener una capacidad sumamente expandida para sentir emociones y experimentar placer, amor y belleza artística. No se sentirá cansancio, aburrimiento o enfado por pequeñeces.

Los medios por los que los transhumanistas esperan alcanzar la posición de post-humano incluyen: nanotecnología molecular, ingeniería genética, inteligencia artificial (algunos creen que las inteligencias artificiales serán los primeros post-humanos), sustancias anímicas, terapias anti envejecimiento, dispositivos neurológicos, herramientas avanzadas para la gestión de información, sustancias potenciadoras de la memoria, vestimentas computerizadas, invenciones de bajo coste y técnicas cognitivas.

Los posthumanos podrían ser totalmente sintéticos (basados en inteligencia artificial) o podrían ser el resultado de realizar mejoras parciales de un humano biológico o un transhumano. Incluso algunos post-humanos podrían deshacerse de su cuerpo y vivir en entornos virtuales. Y afirman: “Es imposible imaginar cómo sería ser post-humano. Ellos podrían tener actividades y aspiraciones que incluso ni podemos comprender, igual que un mono jamás podría entender la complejidad de la vida humana."

La Declaración Transhumanista:
"1.- En el futuro, la Humanidad será cambiada de forma radical por la tecnología. Prevemos la viabilidad de rediseñar la condición humana, incluyendo parámetros tales como lo inevitable del envejecimiento, las limitaciones de los intelectos humanos y artificiales, la psicología indeseable, el sufrimiento, y nuestro confinamiento al planeta Tierra.
2.- La investigación sistemática debe enfocarse de acuerdo a esos desarrollos venideros y sus consecuencias a largo plazo.
3.- Los transhumanistas creemos que siendo generalmente abiertos y aceptando las nuevas tecnologías disponemos de mejor oportunidad de volverlas en nuestro provecho que si intentamos condenarlas o prohibirlas.
4.- Los transhumanistas defienden el derecho moral de aquellos que deseen utilizar la tecnología para ampliar sus capacidades mentales y físicas y para mejorar su control sobre sus propias vidas, Buscamos crecimiento personal más allá de nuestras actuales limitaciones biológicas.
5.- De cara al futuro, es obligatorio tener en cuenta la posibilidad de un progreso tecnológico dramático. Sería trágico si no se materializaran los potenciales beneficios a causa de una tecnofobia injustificada y prohibiciones innecesarias. Por otra parte, también sería trágico que se extinguiera la vida inteligente a causa de algún desastre o guerra ocasionados por las tecnologías avanzadas.
6.- Necesitamos crear foros donde la gente pueda debatir racionalmente qué debe hacerse, y u orden social en el que las decisiones serias puedan llevarse a cabo.
7.- Los transhumanistas defienden el bienestar de toda consciencia (sea en intelectos artificiales, humanos, animales no humanos, o posibles especies extraterrestres) y abarca muchos principios del humanismo laico moderno. El transhumanismo no apoya a ningún grupo o plataforma política determinada.

Cibernéticos zen
A los que creen que la máquina sustituirá al hombre o que el hombre se convertirá en máquina (cibernéticos punk) se le opone otro grupo que desde "adentro", son conocedores de la computación, atacan las bases de la ideología cibernética y ven con cierto recelo la sobreestimación de las máquinas a expensa de la devaluación de la especie humana, aunque algunos piensen lo contrario: que son ellos quienes sobrevalúan las cualidades humanas y le niegan toda posibilidad a la máquina.

El físico Roger Penrose piensa que el problema no radica en las capacidades de las nuevas generaciones de computadoras, sino en que estas "nunca serán capaces de lograr la comprensión, inteligencia o discernimiento auténticos".

John Searle, Considera que los estados mentales sólo pueden ser producidos por un sistema vivo y son una función de las propiedades bioquímicas del cerebro. Y define estados mentales, como un componente de la inteligencia. Estos estados mentales se identifican con el concepto de mente, y la mente está físicamente constituida por un substrato biológico, una corporalidad. Y afirma que las computadoras no pueden más que poseer un substrato electrónico, por lo que no pueden tener estados mentales. Por lo tanto, no es justificable asignarles el término inteligencia. Este abordaje hunde sus raíces en la teoría cartesiana de la relación entre mente y materia. Aún si una computadora pudiese simular el funcionamiento de la mente humana, es tan solo una simulación, no una mente real. Puede servir como modelo para un estudio heurístico de la mente, pero no manifiesta verdaderos estados mentales, como ya hemos visto anteriormente, Searle ilustra su teoría con el argumento del cuarto chino, según el cual las computadoras son tan solo sistemas formales no interpretativos, sintaxis sin semántica (*), que no tienen consciencia del significado de la información que están manejando. Estos símbolos están cargados de sentido para nosotros, pero no tienen significados intrínsecos para la computadora.

(*) Una idea similar fue expresada por el propio Minsky en su época de "zarrapastroso" cuando en su critica a los "pulcros" sostenía junto a Schank, que la estrategia correcta consistía en descubrir y modelar como se comporta la gente y afirmaba que la manera que la gente tiene de pensar tiene poco que ver con la lógica la cual al igual que la matemática es todo forma y nada contenido y creía que la sintaxis era prácticamente inútil para todo. Pienso que casi todos los cibernéticos con posiciones humanistas han recibido una gran influencia de Minsky como investigador a pesar de las incongruencias en sus conclusiones ideológicas, más bien yo diría: cuando se deja arrastrar por el pensamiento vigente en la ciencia ficción.

Hubert Dreyfus, tal vez el mas humanista de todos dice: "Nuestra inteligencia no solo consiste en lo que sabemos sino también en lo que somos; el funcionamiento de los ordenadores es secuencial y el proceso del pensamiento es continuo; por lo que no podemos comunicarnos con ellos porque no comparten nuestro contexto".
Y sostiene, desde un punto de vista filosófico fenomenológico, que las características esenciales de la experiencia humana no pueden ser captadas por modelos formales del tipo de la IA, porque se arraigan en la experiencia corporal y en tradiciones sociales sin expresión verbal.

Terry Winograd, uno de los grandes de la Inteligencia Artificial, quien fuera conocido por su programa SHRDLU que era capaz no sólo de realizar operaciones complejas en los llamados mundos de bloques, sino también de dar respuesta del porque de su conducta en lenguaje natural. Para los neófitos, los mundos de bloque eran mundos simplificados (hoy se les llama despectivamente mundos de juguetes), donde se trataba de poner a prueba la inteligencia de los programas y sacar conclusiones sobre el aprendizaje, el lenguaje hablado o natural, las formas del razonamiento, etc. Y SHRDLU a finales de los años 60 fue todo un acontecimiento, sobre todo por su manejo del lenguaje natural que lo convirtió en un paradigma de la IA.

Winograd cree que la concepción de la mente humana que se esconde tras las teorías sobre la IA es "vacía e inapropiada". En su opinión el problema no radica en "el desarrollo insuficiente de la tecnología" sino "en lo inadecuado de sus principios básicos". Afirma que no hay razones para pensar que nos hallamos más cerca de la esencia de la IA de lo que los alquimistas se hallaban de la física nuclear.

Según Winograd, "el concepto de sistema simbólico en si es propiamente lingüístico y lo que los investigadores desarrollan en sus programas es en realidad un modelo de argumento verbal, y no del funcionamiento del cerebro". En su opinión será preciso llegar a un entendimiento más profundo de lo que es la inteligencia antes de que una máquina pueda tener creatividad, capacidad de reflexión y de juicio o incluso sentido común.

Para los que consideran a Winograd como una especie de "desertor" de los dogmas de la Inteligencia Artificial, les recuerdo que Minsky en los años 70 había llegado a la conclusión, de que a las computadoras nunca podrá llamárseles con propiedad "inteligentes" hasta que, de hecho, aprendan a aprender.

Una de las mayores criticas a la Inteligencia Artificial esta en la afirmación de que las máquinas carecen de intencionalidad, veamos al respecto el argumento de L. Suchman, quien cree que existe una diferencia esencial entre acción intencional y acción planeada, y denuncia que tanto en el cognitivismo como en la IA se produce una confusión crítica entre ambas idea. Desde la perspectiva cognitiva, entender el comportamiento significa descubrir el plan subyacente a cada acción, la lógica interna que guía cada acto de conducta. Es decir, la programación que supone la definición de fines, elección de medios y consecuencia de objetivos. Sin embargo, el comportamiento humano es esencialmente impreciso, abierto e indeterminado. Es cierto que el cognitivismo acepta la vaguedad e indeterminación en el comportamiento humano, pero contempla estas características como un defecto que debe ser superado aumentando la precisión de la definición del plan. En otras palabras, el comportamiento es intencional, pero eso no significa que sea de facto un comportamiento planificado, ni tampoco que idealmente deba ser así. Por ello una descripción de dicho comportamiento en forma de reglas y algoritmos, como es el caso de la IA, no puede dar razón de su carácter intencional.
El español Javier Bustamante en su magnífico libro "Sociedad informatizada: ¿Sociedad deshumanizada?", Dice: "Las investigaciones de la IA están relacionadas con la necesidad de conocernos tan profundamente y en detalle como sea posible. Aunque algunas veces este impulso esta promovido por aquellos que ostentan el poder de organizar la sociedad definiendo quien es humano y quien no, quien tiene el derecho a la condición de ciudadano y quien no. Cada modelo, cada metáfora de lo que somos nos fuerza a reenfocar la imagen que tenemos de nosotros mismos, hasta el punto de que aquellos que tienen el poder para definir lo que significa ser humano (según las épocas: filósofos, religiosos, políticos o científicos) tienen también la posibilidad de reconsiderar nuestro lugar en el mundo, nuestras capacidades y limitaciones".

Y agrega: "La forma en que se construye el argumento a favor o en contra de la Inteligencia Artificial se asienta sobre las definiciones de estos conceptos básicos: actividad mental, intuición, inteligencia, intencionalidad. Sólo cuando en el contexto de un discurso que considere que toda mente tiene que tener un substrato humano cambie y hable de inteligencia no circunscrita a lo humano, se crean las condiciones necesarias para alumbrar una nueva metáfora de la inteligencia que descubre raciocinio en la computadora. Estas condicionantes del proceso de construcción de la metáfora computacional como metáfora de identidad se suman a las condicionantes mitológicas, históricas, sociales y políticas que hacen de la computadora la más poderosa metáfora de organización y control".

Bustamante quien tiene una visión profunda de la dialéctica de las metáforas dice: "La metáfora de la IA no es seguramente el modelo definitivo de la mente. No tardará en llegar el día en que sea reemplazado por alguna otra basada en tecnologías que hoy ni siquiera podemos imaginar. Estas metáforas intentarán demostrar que esas futuras tecnologías no son alienantes, porque nos hablan de nosotros mismos, porque esencialmente ellas y nosotros formamos parte de o somos una misma realidad, y el circulo también se completa aplicando la metáfora biológica al diseño de nuevas formas tecnológicas. Pero para que todo esto sea posible, la vida o la sociedad o la inteligencia tienen que ser previamente definidas de forma reduccionista como un conjunto de procesos de información. Esta circularidad es una de las características de esta metáfora: no solo ofrece un modelo con el cual explicar su objeto, sino que además construye los términos en que dicho objeto se define".

Para terminar con los cibernéticos humanistas o zen, escogí a Joseph Weizenbaum, al igual que Winograd es uno de los grandes de la IA. Como paradoja Wizenbaum desarrollo uno de los sistemas más espectaculares dentro de la IA, el programa Eliza que si bien era un programa cuyo objetivo era la comprensión del lenguaje natural, su fama la obtuvo por la simulación que hacia a la forma de entrevistarse con un psicoanalista, lo cual dio a lugar a que muchas personas se sintieran estimuladas a contarle sus problemas personales a la computadora como si fuese su psicoanalista.

Weizenbaum es mucho más categórico que Winograd o quizás se sienta menos comprometido con la ideología de la IA, cuando afirma: "Las computadoras y los hombres no son especies del mismo genero y por lo tanto supone una precipitada antropomorfizacion de la computadora la que hacen los partidarios de la IA cuando preguntan cuanta inteligencia es posible otorgarle a un ordenador".

Y señala algunas de las consecuencias de aceptar demasiado rápidamente la metáfora de la computadora como descripción adecuada de nosotros mismos y de nuestras instituciones sociales. En esta aceptación se corre el riesgo de ceder cualidades esencialmente humanas:
Dignidad, amor, confianza, entre otras ideas, a artefactos que no las merecen. Y se pregunta, si de alguna manera no somos ya esclavos de la computadora, no de la computadora real sino de la computadora metáfora.

Weizenbaum más que un científico es un humanista por eso su preocupación se sale del marco estrecho de la ideología científica y de su racionalismo instrumental al cual ataca cuando dice: "La victoria del racionalismo, nos ha llevado a una ignorancia todavía mayor a la que hemos ganado en un nuevo conformismo que nos permite decir todo cuanto puede ser dicho en los lenguajes funcionales de la razón instrumental, pero que nos prohíbe hacer mención de lo que yo mismo llamo la verdad viva". O en este otro párrafo: "Se despoja a la ciencia de la posibilidad de ser guiada por estándares auténticamente humanos, mientras que de ningún modo restringe el potencial de la ciencia para proporcionar al hombre fuerzas en constante aumento".

Tampoco deja de ser interesante su atinada observación sobre la psicología: "La Psicología ha tratado desde hace mucho tiempo de hacerse "científica", imitando a esa triunfal ciencia llamada física. Los psicólogos, sin embargo, parecieron no entender bien durante mucho tiempo que era, en realidad, lo que hacia que la física fuese, de alguna manera, mas ciencia que la psicología. Al igual que la sociología, tomo la más superficial de la física (su aparente preocupación por los números y las formulas matemáticas) como la esencia que hace de ella una ciencia...".

Pero Weizenbaun pone el dedo en la ya cuando advierte: "Sólo podremos limitar la aplicación indiscriminada de computadoras a la replicación de lo humano si mantenemos un concepto claro de lo que es propiamente humano excluyendo así a las computadoras de aquellas áreas de la vida en las que su intervención sería inapropiada.

Y propone dos clases de aplicaciones que consideran inapropiadas:
La primera se refiere al acoplamiento a un ordenador del sistema visual y el cerebro de un animal. Y se pregunta que especie de necesidad humana podría ser satisfecha con semejante "dispositivo" (de hecho esta alertando sobre el uso indiscriminado de las prótesis y su consecuencia inmediata dejar de ser humano para convertirse en ciborg).

La segunda que debería evitarse es aquella que pueda producir efectos irreversibles y no enteramente previsibles. Y con mayor razón si tal aplicación no responde a una necesidad humana que no pueda ser satisfecha por otros medios (aquí alerta sobre el peligro de ir delegando funciones humanas a las computadoras).

Quiero concluir este análisis sobre los cibernéticos humanistas con una frase suya: "Los conceptos relevantes no son ni tecnológicos, ni siquiera matemáticos, sino éticos"

Ciberetica: Problemas Éticos de la Ciencia y la Tecnología de la información

Dentro de los mundos posibles está el propuesto por los cibernéticos punk, el cual parte del análisis de una de las tantas dimensiones (la dimensión tecnológica y en particular las máquinas) que influyen sobre los cambios de los mundos posibles (espacios de estados). Pero existen otras dimensiones que están influyendo sobre los cambios posibles como la vertiente social (conciencia social), la religiosa, la cultural, la biológica, etc.

Si hacemos abstracción de todas las otras fuerzas y consideramos solo el vector tecnológico de las máquinas: la sociedad posthumana es factible, si tenemos en cuenta las demás fuerzas, esta sería tan solo una posibilidad (nada remota) entre tantas.
La pregunta es: ¿Qué campo humano la máquina no será capaz de abordar? ¿Será en todo más eficiente que el hombre? Vista como otra inteligencia no humana, sin las motivaciones del hombre, capaz de superar al hombre en todas sus actividades incluso el arte. ¿Que hará el hombre entonces? ¿Tendrá el hombre que imitar a las máquinas? ¿Se dedicará a desarrollar sus potencialidades espirituales?

Hacia una clasificación de la relación del hombre con la tecnología:
Formas de ampliación de la inteligencia del hombre en su interacción con la tecnología (relación hombre-maquina).
1) Interacción con la tecnología en beneficio del hombre.
2) Conexión con la tecnología.
3) Tecnologías cada vez mas inteligentes
1) Interacción con la tecnología
a) Exogena: Para mejorar las potencialidades humanas de forma externa o recuperar facultades perdidas.
b) Endógena: Conexión directa a la maquina. Los ciborgs, hombre protésico.
a) Interacción exogena.
. Usar las maquinas como periféricos externos: espejuelos, gorras, cascos, audífonos, relojes, (computación ubicua).
b) Interacción endógena:
• Prótesis no inteligentes: corazón, pulmones, etc.
• Prótesis inteligentes (hombre protésico)
• Recuperación de capacidades perdidas.
• Mejorar capacidad actual.
• Crear nuevas capacidades.

2) Conexión con la tecnología(ciborg):
• Figura de tiburón para vivir en el mar.
• Figura de pájaro o avión para poder volar.
3)Tecnologías cada vez mas inteligentes
• Que las maquinas sean cada vez más inteligentes hasta que sustituyan al hombre.
• Que el hombre en su interacción con las maquinas sea cada vez mas inteligente y sus resultados sean cada vez mejores. Dedicarse a las tareas más creativas mas humanas.
Como será nuestra relación con la tecnología.
1. La tecnología debe servir para que el hombre sea cada vez mas inteligente, sea mejor su calidad de vida, eliminar la desigualdad, la brecha entre ricos y pobres. La tecnología en función de un mundo mejor, como relación exógeno: mejorar la vida y la humanidad.
2. La tecnología y su interrelación o interacciones con el hombre. De forma endógena: las prótesis, hombre protésico. Se pretende mejorar al hombre o al mundo.
3. La fusión con la tecnología: la unión entre el hombre y la maquina. Lo mejor del hombre con lo mejor de la maquina. Una especie mejor o una especie sustituta del hombre. Entidades artificiales, Ciborgs.
4. La tecnología superando al hombre. Los robots superinteligentes, maquinas cada vez mas inteligentes.
5.
En el futuro surgirán nuevas tendencias basadas en la cooperación de todas las inteligencias (nadie sabe cuantas ni como serán), y surgirán nuevas profesiones que tendrán que ver con las inteligencias no humanas, y sobre todo, creo, se intensificarán los estudios sobre la inteligencia humana: psicología, neurofisiología, antropología, sociología, parapsicología y otras.

Es totalmente racional pensar que el hombre ante la superinteligencia de las máquinas trate de comprender su propia humanidad y sienta mas que nunca la necesidad de conocer su propio cerebro (lo irracional sería que el hombre se dedicara a adorar a las máquinas como dioses). Las máquinas a su vez le servirán al hombre como impulsoras de nuevas fuerzas creativas, este al no tener que dedicarse a las actividades rutinarias, al no tener que memorizar nimiedades (dispondrá de grandes sistemas de memoria externa a los cuales podrá conectarse, ya sean colectivo o individual por ejemplo su base de conocimientos), no será esto una bendición para el hombre quien dispondrá de más tiempo para darle un uso más eficiente a su cerebro, o será el hombre tan torpe que en lugar de perfeccionar su sistema educativo buscando ser cada vez mas creativo, se aferre como única solución a la perfección de las máquinas, cuando en realidad ambos pueden ser mejores y ambos tanto las máquinas como los humanos dependen de la capacidad del individuo como ser social.

BIBLIOGRAFIA

1. Asociación transhumanista internacional, “¿Qué es el transhumanismo?” www.transhumanismo.org/articulos/transhumanismo.htm
2. BUSTAMANTE, Javier 1994, Sociedad informatizada: ¿Sociedad deshumanizada?
3. MADRUGA, Alejandro, 2006, “La crisis de la Inteligencia Artificial” Blog, Cibernética: http://alejandro313.blog.com.es/2006/10/16/la_crisis_de_la_inteligencia_artificial~1228815
4. KURZWEIL, Ray, 2000, La era de las maquinas espritituales,.
5. MINSKY, Marvin, 1995, “¿Serán los robots los herederos del planeta?”. Revista América Científica.
6. VERNOR, Vinge, 1994, “La singularidad tecnológica”. Revista electrónica AXXON
7. WEIZENBAUM, Joseph, 1978, La frontera entre el ordenador y la mente. Ediciones Pirámide, S.A. Madrid.
8. WIENER, Norbert, 1981, Cibernética y Sociedad, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, México.